LI:FI Internet más rápido y barato a través de luz LED

Si quieres conocer una tecnología, más barata y más rápida que el Wi-Fi, debes leer este artículo. Hace ya más de 10 años vivimos conectados al Wi-Fi, el tipo de conexión inalámbrica más famosa y más extendida en el mundo; pero una gran innovación amenaza su trono, porque el Li-Fi es la nueva invención.

El Li-Fi se trata de otro sistema de conexión sin cables que emplea luz en lugar de ondas de radio (como por ejemplo el Wi-Fi o el bluetooth). De esta forma el Li-Fi permite enviar datos por medio de diodos emisores de luz y recibirlos por medio de un sensor como por ejemplo el de una cámara de un teléfono móvil, de una Tablet o de un computador portátil. Este nuevo método podría traducirse en una velocidad 100 veces mayor a la actual ya que algunas pruebas han confirmado velocidades de hasta 1 gigabyte por segundo.

¿Cómo funciona? De una forma muy sencilla, básicamente mediante el funcionamiento del código binario donde 1 es encendido y 0 es apagado. Por lo que a su uso físico respecta, cuenta con un led transmisor que envía mensajes por medio de impulsos de luces visibles tan rápidos que son imperceptibles al ojo humano. Por su parte el receptor detecta la luz sin necesidad de que haya contacto visual directo, de esta forma cualquier fuente de iluminación como por ejemplo “una simple bombilla” puede convertirse en un punto de acceso a la red; para ello solo hay que ponerle un microchip, para convertirse en lo que se conoce como un router.

Entre las ventajas se puede decir que este tipo de conexión es muchísimo más rápido que el Wi-Fi tradicional, de igual manera este tipo de conexión es mucho más seguro, porque no puede ser hackeada o interceptada como sí suele ocurrir de forma remota con la conexión Wi-Fi. Por otro lado su costo será aproximadamente 10 veces más económico que las conexiones Wi-Fi. A su vez, permite la eliminación de los cables tradicionales y también puede llegar a obtener una conexión mucho más amplia ya que cualquier luz convencional o incluso una lámpara de la ciudad puede ofrecer acceso a Internet.