¿Conoces todas las estrategias para atraer a tus clientes?

La experiencia de los clientes se ha convertido en el centro de las estrategias de mercadeo, comerciales y de negocio de las empresas, logrando ajustar y evolucionar procesos en pro de la calidad y sobre todo del servicio. Y si bien la experiencia de los clientes es clave para lograr los objetivos propuestos, hay una estrategia que complementa la anterior y que no muchas empresas la tienen en cuenta: La experiencia de los colaboradores. Un colaborador al que se le reconocen sus logros se implicará aún más con su trabajo, lo que significa mayor compromiso, eficiencia y responsabilidad. 

Escuchar las necesidades de los trabajadores requiere una planeación en donde se involucra la retención de talento, la cual puede generar entre un 25% y un 85% de incremento en los beneficios de la empresa, por eso es importante atraer, conservar y personalizar el trato con los trabajadores y así generar un medio de comunicación efectivo, creando esa confianza y comodidad e incentivando su  aporte de forma positiva a las organizaciones; mantener el know-how en la empresa es importante  para conseguir los objetivos estratégicos. Las empresas capaces de conservar a sus mejores empleados serán capaces de potencializar sus beneficios.

La motivación en los equipos de trabajo debe ser constante. Está demostrado que un programa de incentivos o beneficios sociales motiva a más del 60% de los trabajadores a permanecer en sus puestos de trabajo. Por eso es importante a la hora de elaborar un modelo de experiencia, desarrollar dos modelos simétricos: experiencia de la operación de servicio del  colaborador y experiencia comercial del cliente. Un modelo donde los diferentes departamentos de la empresa se enfoquen en cómo vive el equipo de trabajo y cómo se sienten en relación con su ambiente laboral, es así como manteniendo esa buena experiencia del colaborador se costruye una promesa de valor y se fomenta la cultura organizacional en pro del servicio que se transmite al cliente. 

Para conseguir una buena experiencia del empleado no es necesario gastar más, si no invertir más tiempo en escuchar emociones y visualizar actitudes. Las empresas con mayor nivel de compromiso por parte de sus empleados son capaces de incrementar en un 50% la lealtad de sus clientes. Tener en cuenta la colaboración de los miembros del equipo a la hora de crear y lograr una matriz de experiencia del usuario y modelos participativos que estén siempre alineados tanto con la experiencia del colaborador como la del cliente, permitiendo generar ese mismo hilo comunicativo tanto  adentro como afuera de la compañía, convirtiendo así a los miembros del equipo en embajadores de la marca. 

Hoy en día los canales de comunicación o de escucha activa de la empresa, nos permiten construir y retroalimentar un guia basada en “la voz del cliente” y que en participación con los equipos de atención al usuario se transmiten estas demandas a los departarmentos encargados, gestionanando la información de manera interna y externa para su pronta solución. El 68% de los consumidores no volvería a comprar un producto o servicio si no ha recibido un buen trato por parte de los empleados. Es por eso que un cliente que se siente escuchado, es un usuario valioso, ya que traza un camino acertado para la construcción de una relación satisfactoria entre cliente-empresa. 

Diferentes procesos, métodos y heramientas tecnologícas permiten lograr una mayor fidelización tanto al comprador como personal de la empresa, y con un seguimiento asiduo de sus necesidades, logramos adelantarnos en la medida de lo posible a una mejor satisfacción de sus exigencias, pues un cliente satisfecho es un cliente que vuelve y un trabajador que se identifica con la empresa se convierte en un aliado que a su vez, genera mayores ingresos, beneficios y una excelente reputación de la compañía.

Estadisticas y datos tomados de (Fuente: https://blog.edenred.es/estadisticas-motivacion-laboral/)

Compartir:

Leave a Reply