Césped artificial en el fútbol

Por su resistencia a las cambiantes condiciones meteorológicas y al uso frecuente, el césped artificial se ha sugerido como alternativa a la grama natural. Desde los años sesenta se usa en diferentes disciplinas y ahora la FIFA lo considera una buena opción para fomentar el fútbol.

El programa de calidad de la FIFA estableció unos estrictos criterios de seguridad, resistencia, rendimiento y garantía de calidad que se miden mediante pruebas realizadas tanto en laboratorios como en el terreno de juego para elegir las superficies artificiales ideales para la práctica del deporte, estas pruebas incluyen:
• Resistencia de las costuras
• Composición del producto
• Durabilidad
• Interacción entre el balón y la superficie de juego
• Interacción entre el jugador y la superficie de juego
• Resistencia a las condiciones meteorológicas

Para medir los resultados, se usa como referente el césped natural en condiciones perfectas.
Si todas las pruebas son superadas, la FIFA le otorga el sello FIFA QUALITY para fútbol aficionado o FIFA QUALITY PRO para el fútbol profesional.

Beneficios:
No depende de las luz solar para su crecimiento.
Es resistente al agua y a condiciones meteorológicas extremas.
Su mantenimiento es más económico.
El terreno se puede usar para otras actividades sin dañar la calidad del césped.

Fuente: FIFA