¡Fog Computing! ¿Qué es eso?

Si lo traducimos literalmente sería: computación en la niebla, pero eso tampoco nos dice mucho. El Fog Computing es una tecnología cloud que hace que los datos generados por los diferentes dispositivos no se carguen directamente en la nube, sino que primero los prepara en centros de datos descentralizados más pequeños.

 

 

A diferencia de la tecnología cloud, la computación en la niebla acerca el procesamiento de los datos al nivel del suelo, esto se realiza con los llamados fog nodes, nodos de procesamiento previos a la nube que actúan de instancia mediadora entre la nube y los distintos dispositivos loT.

 

El objetivo del Fog Computing o también conocido como fogging, es acortar las vías de comunicación entre la nube y los dispositivos mientras reduce el caudal de datos en redes externas.

 

Pero mejor pasemos a un ejemplo futurista, hablemos de los vehículos autónomos, estos carros deben recoger constantemente datos sobre el entorno por el cual se movilizan, las condiciones de conducción y la situación del tráfico, esta información se debe evaluar sin latencia (suma de retardos temporales dentro de una red) para que el vehículo pueda reaccionar ante cualquier imprevisto de manera correcta. El Fog Computing permitirá procesar los datos del vehículo tanto en el automóvil mismo como en el proveedor del servicio. ¿Buenísimo, no?